En Dinamo diseñamos y producimos las cosas que a nosotros nos gustaría usar. Andamos en bicicleta: trabajamos para los que aman pedalear.

La bicicleta es nuestro modo de transporte en la ciudad. La usamos para ir a trabajar, para salir, o simplemente para disfrutar del camino. Somos diseñadores y nos gusta usar productos que se adapten a la bici pero también a la vida urbana. Así nació Dinamo: de nuestras necesidades y nuestras inquietudes. Queríamos bolsos de diseño que pudieran usarse como alforjas, pantalones preparados para andar que también pudiéramos usar en el trabajo o en un bar.

Dinamo comenzó del modo más pequeño posible. Un diseño, un bolso-alforja que podía ser usado en la bici pero también en la vida urbana. Lo concebimos pensando en nosotros, en nuestros gustos, en nuestras necesidades y la de nuestros amigos que andan en bici. Decidimos hacerlo con nuestras manos y abrimos nuestro propio taller. Decidimos conocer a nuestros clientes y abrimos nuestro propio showroom.

El éxito del bolso-alforja nos permitió y nos animó a expandirnos. En diseños, en productos y en puntos de venta. Entendimos que el espíritu de la bicicleta puede encarnarse en productos para todos. Que la bicicleta no es solo un medio de transporte, sino una manera de ver el mundo. Desde ahí, con el corazón puesto en eso que nos constituye en seres urbanos, es que diseñamos, fabricamos y vendemos nuestros productos. Dinamo no es una marca, es la manera en que vivimos.